Las DisCO ya están aquí y quieren cambiar el futuro del trabajo.
Interviews

Las DisCO ya están aquí y quieren cambiar el futuro del trabajo.

Sara, December 8, 2021

Esta es la transcripción de una entrevista de radio realizada a las DisCOnautas Irene López de Vallejo y Sara Escribano por Pamela Carmona para el programa Defensa Personal, el programa de resistencias y movimientos sociales de Radio Nopal. Es un espacio de exploración, experimentación y reflexión sobre las diversas formas de activismo y resistencia, desde la protesta hasta la autogestión. Pueden escuchar la entrevista original aquí.

 

Pamela: Cuando tratamos de construir proyectos transformadores la horizontalidad es fundamental, pero a lo largo de nuestra vida nadie nos enseñó a apoderarnos de este proceso de toma de decisiones y compartirlo con otros, a distribuir las tareas y las labores, ni a otras muchas cosas.

El programa de hoy está dedicado a las DisCO, las organizaciones cooperativas distribuidas, una nueva alternativa para organizarnos mejor en cualquier tipo de proyecto que estemos planeando, no importa si te trata de un huerto comunitario o una radio independiente como Radio Nopal, o algo más enfocado a la justicia social. Este es un tipo de organización que mezcla varias herramientas que ya existen, algunas cosas del cooperativismo, algunas cosas de la economía feminista, pero otras muchas cosas de internet como la blockchain, las tecnologías descentralizadas.¿Pero qué pasa si dejamos que la tecnología tome decisiones por nosotres? Eso conlleva también un riesgo considerable.

Pamela: ¿Qué son las DisCO, qué quiere decir este acrónimo y de dónde surgen?

Sari: El nombre de DisCO viene de las siglas en inglés “Distributed Cooperative Organization” (Organización cooperativa distribuida) y se trata de un conjunto de herramientas organizativas y de prácticas para grupos que deseen trabajar juntas de manera cooperativa, orientada al procomún y desde la economía feminista.

La idea de DisCO surgió de Guerrilla Translation, una cooperativa de traducción activista que es el caldo de cultivo  de este modelo de gobernanza, pues fue de sus propias experiencias de donde germinó DisCO. En Guerrilla Translation aprendíamos mucho de los textos y el material con el que trabajamos, y de tanto leer sobre autogestión, procomún y labor afectiva de tantos pensadores y autores, terminamos haciendo una colcha de retales de varios movimientos e ideas que nos conmovían, uniendo el cooperativismo de plataforma con el feminismo interseccional, la blockchain, tecnologías descentralizadas, el procomún, etc, y acabamos creando marco de gobernanza para aplicarlo a nuestro colectivo y para compartirlo con todo grupo que quisiera implementarlo. Es decir, DisCO surgió al principio como un spin-off de Guerrilla Translation, formalizamos las prácticas, ritmos comunitarios y filosofía de Guerrilla en un modelo de gobernanza aplicable en una amplia variedad de contextos. Así que podríamos decir que DisCO es un marco cultural y estructural que combina las influencias de otras fórmulas y movimientos en un kit práctico y accionable.

 

Pamela:  ¿Cuáles serían las principales diferencias entre una cooperativa y una DisCO?

Irene: Una DisCO es una manera de trabajar: un marco estructural, cultural, son unas herramientas, tecnologías y metodologías para trabajar de una manera muy concreta. Una cooperativa, es una estructura legal para albergar una serie de comportamientos, valores y formas de trabajar colaborativas, es la cáscara legal que puede tener una DisCO, entre otras. Pero una DisCO puede ser también una manera de trabajar para una asociación, para una entidad sin ánimo de lucro, para un partenariado público-privado, incluso para una empresa con ánimo de lucro. Viendo las cooperativas y el marco legal cooperativista desarrollado a nivel mundial (y que no existe en todos los países, eso también hay que tenerlo en cuenta) creemos que es el modelo y el marco más apropiado para organizaciones que ya usan una filosofía, herramientas o tecnologías que son DisCO. Ha habido mucho trabajo y experimentación para evolucionar las formas legales que pueden dar cobijo a este tipo de organización.

Pamela: Sí, por ejemplo, me da la impresión de que las cooperativas sí que dan un marco legal aquí en México la ley es muy clara en cuanto a cómo tiene que ser tu gobernanza, los roles que tienen que existir (secretario, presidente,…), toma de decisiones, asamblea… pero a veces me resulta rígida. Se supone que es una estructura que es inclusiva pero luego en la práctica no es así, a veces parece más bien una forma de redistribuir los ingresos económicos pero en la parte de la gobernanza la gente se siente frustrada porque no puede participar de todos esos órganos. ¿Qué nos aporta DisCO a todo esto?

Sari: Claro, el cooperativismo es una parte es una parte muy importante de DisCO, ya que sus principios se inspiran en los principios cooperativistas, pero DisCO va un paso más allá (o incluso puede que cinco pasos más allá), porque ya no solo busca descentralizar con fines sociales y ambientales siempre en el punto de mira, sino que se mete hasta la cintura en el lago de los cuidados, la labor afectiva, del apoyo mutuo, los ritmos comunitarios, hace mucho más énfasis en lo que significa una comunidad y lo que significa ser humano y trabajar con otras personas que pueden no estar bien emocionalmente. Ojalá se hiciera un poco más de hincapié en cómo afecta la confianza entre personas y las relaciones entre las personas al rendimiento y la capacidad de producción de una entidad. Somos seres vivos y no máquinas, pero últimamente, con todas estas tecnologías como la blockchain, la criptomoneda, creo que hay que reforzar el papel humano. Es preciso recordar a la gente que éstas son tan sólo herramientas que pueden ayudarnos a hacer un mundo mejor pero que nunca han de ser herramientas que determinen cómo son las cosas y nos opriman y nos acaben metiendo en una especie de cárceles digitales, que es lo que más tememos que ocurra.

Pamela:  Entiendo que las DisCO no sólo surgen como una propuesta a reimaginar el futuro del trabajo o una respuesta a organizar nuestro trabajo de diferentes formas, sino también frente a otros retos tecnológicos como la blockchain y otros intentos de descentralizar la web. ¿Cuáles son los cruces entonces entre la tecnología blockchain y las DisCO? ¿Cuál es la importancia de que surjan y existan en este contexto?

Irene: Sí que tenemos una racional explicada tanto en el DisCO Manifesto como en los DisCO Elements de por qué nos planteamos una crítica constructiva a las DAO (Decentralized Autonomous Organizations). Nuestra preocupación principal es que las personas y los valores están primero y proporcionar unas herramientas que permitan que las personas que toman estas decisiones puedan monitorizar si se desvían o no de esos valores y acuerdos. Desde esa preocupación y desde la experiencia de Guerrilla Translation nos preguntamos qué tecnologías podrían ayudarnos a conseguir esto. Luego todo esto entró en convergencia con el boom de las distributed ledger technologies, y blockchain y sucedáneos, que nos hizo pensar “qué promesa más interesante, ¿qué podemos hacer nosotras, cómo podemos aprovechar ese potencial para crear mejores organizaciones?” A grandes rasgos, esa es la relación de DisCO con estas tecnologías.

Sara: Partimos de la idea básica de que la tecnología no es neutral. Se habla mucho de que la blockchain y las DAO van a traer la justicia económica, pero la tecnología siempre responde a los intereses de quienes la están financiando. La blockchain se proclama como la gran promesa, la gran respuesta, la gran esperanza, y podría serlo en las manos adecuadas, pero no va a serlo por el simple hecho de existir. La idea básica de DisCO es aprovechar el potencial que ofrecen las blockchain y las tecnologías descentralizadas a la vez que remedian sus carencias. Las DisCO son una alternativa a las DAO (Decentralized Autonomous Organizations, organizaciones autónomas descentralizadas), que son entidades basadas en la tecnología blockchain capaces de ejecutar pagos, imponer sanciones y aplicar acuerdos y contratos sin que medie ningún tipo de interacción humana. Esto es muy interesante y muy peligroso a la vez. Las DAOs se proclaman como revolucionarias, adalides de la justicia, y tienen muchísimo potencial para cambiar las cosas, podrían abaratar los costes de la colaboración horizontal, ahorrarnos muchísima carga burocrática, automatizar procesos que son muy tediosos… pero nada impide que las DAO se conviertan en instrumentos usados por las estructuras de poder para atraparnos en una hegemonía cibernética muy difícil de subvertir, como todo lo que está automatizado y digitalizado. En medio de este ambiente que sigue estando dominado por los hombres, que es tecnodeterminista, e individualista, nos llamaba la atención muchos aspectos de las DAO, pero también les veíamos muchos puntos ciegos, así que nos decidimos a proponer las DisCO, que combina lo mejor de las DAO y propone una serie de correcciones. Nuestro objetivo es lograr que las tecnologías DAO sean más accesibles para la gente corriente, cooperativistas y personas económicamente vulnerables, rompiendo el monopolio de una élite tecnológica compuesta por señores de raza blanca que acaparan toda la participación y todo el beneficio. Queremos reforzar el componente humano y el papel de la confianza entre personas porque somos tan ilusas que seguimos pensando que la raza humana es una especie colaborativa.

Pamela:  Siempre que hablamos de autogestión u otras formas de organización, la descentralización es un tema clave, si no vislumbramos estas alternativas el sistema puede engullirnos muy fácilmente. Durante la pandemia las empresas altamente centralizadas tuvieron muchos problemas para adaptarse. Veo que en las DisCO se habla más de distribución que de descentralización. ¿Cuáles son las diferencias?

 


Irene:
A veces se usa el concepto de descentralización y distribución como sinónimos. En ambos casos la red no depende de un único núcleo central. En los sistemas descentralizados nos encontramos estructuras ramificadas donde las ramas principales dispensan la información a nódulos menores que están aislados entre sí. Sin embargo, en los sistemas distribuidos, como el que DisCO propone, todos y cada uno de los nódulos están conectados entre sí y pueden ser tanto emisores como receptores. La imagen que se forma es distinta, porque al final estos conceptos de descentralización y distribución vienen de sistemas de gestión organizacional para el desarrollo de arquitecturas de software. Cada nodo, cada DisCO, que se gestionaría con este modelo de gobernanza y herramientas, podría ser emisor y receptor de los flujos de valor asociados al trabajo de cada organización.

Sari: En los sistemas descentralizados, todos los nódulos están conectados entre sí. Los sistemas distribuidos van un poco más allá que los descentralizados en el sentido de que todos los nódulos son equipotentes, son heterárquicos, no siguen una jerarquía vertical, es una estructura más parecida a la de un organismo vivo u otras estructuras que vemos en la naturaleza. La distribución aboga por ese ideal de que todos los nódulos estén conectados entre sí, sean equipotentes, emisores y receptores.

Pamela: A veces la legislación cooperativa puede resultar muy rígida, y DisCO nos proporciona una alternativa para rellenar esos espacios que no están contemplados en la estructura. Yo vengo del mundo de la sociocracia, que también es un sistema descentralizado pero en el cual sí existe una cierta jerarquía. Hay un círculo general central y luego hay subcírculos, y lo que sucede en la sociocracia es que la toma de decisiones se descentraliza dentro de los confines del círculo. Por ejemplo, si hay un círculo que se encarga de la comunicación, todas las decisiones respecto a ese tema se van a tomar dentro de ese círculo, lo cual nos ahorra problemas que existen en otras organizaciones tradicionales en las que hay que hablar con el director del área u otras personas ajenas cuando realmente son los integrantes de ese círculo los que se van a ver afectades por las consecuencias de esa decisión. ¿Cómo es la gobernanza en las DisCO, como se toman las decisiones en este modelo más distribuido?

 

Irene: El modelo de gobernanza de DisCO, que surgió de los experimentos prácticos del colectivo de traducción Guerrilla Media Collective tiene tres aspectos principales:

    1. Roles y responsabilidades. Ahí entra nuestra propuesta de organización en una serie de círculos de trabajo, nosotras proporcionamos una estructura pero la organización que quiera implementar la gobernanza DisCO tiene que definir estos círculos de acuerdo a su actividad.
    2. Herramientas y mecanismos de toma de decisiones.
    3. Los flujos de valor, la parte económica. Nosotras medimos el trabajo en tres tipos de valor: el valor productivo de mercado (livelihood), el valor generador de procomún o pro bono (lovework) y el valor del trabajo de cuidados (carework). Estas tres patas de la gobernanza tienen que surgir de conversaciones entre los miembros del colectivo en cuestión.

Sara: Estamos teniendo una gran respuesta de la comunidad externa, de comunidades que ya están construyendo su DisCO y están aplicando los principios y el sistema, y nos hemos dado cuenta de que es muy difícil llevar la cuenta o el seguimiento de este número de organizaciones que están implementando DisCO. Por lo tanto, uno de nuestros próximos pasos ahora es desarrollar un programa para los DisCO LABS (laboratorios pilotos de DisCO), vamos a hacer un llamamiento a todos los LABS para que nos cuenten cómo les va a sus DisCO, cómo lo hacen, como aplican los principios, qué desafíos les supone el modelo, cómo retribuyen los cuidados, qué actividades se consideran lovework (trabajo probono) en su organización, etc. Tenemos muchas ganas de ver lo que está haciendo la gente. DisCO es como un trocito de plastilina que cada grupo moldea en función de su contexto y circunstancias específicas, y dependiendo de la configuración de gente que tengan. Con el lanzamiento del programa de los DisCO LABS queremos pedir opinión, feedback, a colaboradores, consejeros, gente que se ha interesado y mantenido cerca del proyecto desde hace tiempo. Así que el espectro de toma de decisiones y participación puede llegar a ampliarse mucho en un momento dado, mientras que en otros las decisiones se toman en un círculo y contexto mucho más íntimo, compuesto por las personas que ahora mismo estamos más implicadas en DisCO a tiempo parcial o completo.

Pamela: Me parece fundamental hablar de estas cosas porque un problema muy común que nos encontramos en movimientos sociales y en iniciativas más vinculadas al activismo y a la justicia social es que nos cuesta mucho trabajo organizarnos. ¿Por qué nuestras iniciativas no avanzan mientras que los capitalistas se organizan super bien y asumen sus estructuras? En sociocracia se habla mucho de la tiranía de la falta de estructura, si al final no tienes una estructura clara, se van a colar las dinámicas de poder, los de siempre van a ser los que tomen decisiones, etc. Me da emoción ver que hay otras organizaciones que están intentando implementar este modelo, así que para bajar un poquito de la abstracción, y para hacernos una idea de la diversidad de espacios en los que se puede utilizar esta metodología, ¿nos pueden comentar qué tipo de organizaciones están intentando implementar este modelo?

Sara: Los tres primeros laboratorios con los que empezamos a trabajar, (aparte de Guerrilla Media Collective, que es el prototipo, la nave nodriza), son muy diferentes: por un lado, Laneras, una cooperativa rural de mujeres que trabajan con lana de oveja merina, que es una especie protegida y es muy específica de una región del oeste de España. Se trata de una cooperativa a pequeña escala, formada por unas pocas mujeres que ya practicaban los cuidados pero se querían acogen a un marco un poco más definido que les ayudase a contabilizarlo y retribuirlo. Con estas chicas podíamos trabajar en persona porque viven en el mismo pueblo que los fundadores de DisCO, no como Irene y yo, que tenemos que trabajar en remoto excepto por las pocas veces que podemos vernos al año.

Irene: Otro de los primeros LABS fue Cooperation Jackson, en Jackson, Mississippi, que es una red de cooperativas y buscaban un modelo de gobernanza con el que gestionar recursos, organizarse colectivamente y definir el valor ya que están distribuidos en diferentes partes del país.

Sara: También está MTM (Multi-Talented Makerspace), que es un makerspace en Sakubva, Zimbabwe, encabezado por un joven innovador que se llama Brian Tinoota, que trabaja mano a mano con nosotras (de forma remota) y al que queremos mucho, cuyo objetivo es ofrecer un futuro más optimista a la comunidad de Sakubva, creando un espacio donde los jóvenes puedan experimentar con nuevos modelos económicos y organizacionales, reparar cosas, crear talleres, darle a la comunidad un lugar de reunión para crear un futuro juntos. Es un proyecto increíble. Irene está trabajando también con TAZEBAEZ.

Irene: Sí, TAZEBAEZ es un grupo muy interesante, tienen sus oficinas en el País Vasco, y entramos en contacto con ellos porque leyeron el DisCO Manifesto y nos dijeron: “¡Pero si nosotros estamos haciendo DisCO!”. Son una cooperativa multilocalizada, con sede en diferentes sitios como Costa Rica, EEUU, Seúl, Berlín, etc. Están practicando un cooperativismo muy innovador y distribuido y claro, cuando leyeron nuestro Manifesto les resonó totalmente. Con TAZEBAEZ trabajamos el tema de las herramientas, pues ellos se dedican sobre todo a desarrollar herramientas tecnológicas para la educación, el emprendimiento, etc.

Sari: Me parece muy bonito lo que ha dicho Irene de que TAZEBAEZ se dio cuenta de que ya llevaban tiempo haciendo DisCO, porque con este modelo de gobernanza no nos hemos inventado nada nuevo, hemos cosido una colcha de retales de muchas prácticas que tienen coherencia entre sí y que mucha gente ya estaba practicando: un tipo de cooperativismo que es sensible, empático, interrelacional, mezclando muchas cosas que tienen sentido que estén juntas. En lugar de decirnos “queremos hacer DisCO”, mucha gente nos dice “¡llevamos años haciendo DisCO! , ¿cómo podemos certificar esto?”. Es muy bonito y nos motiva mucho.

Pamela: En particular me interesaría que nos hablaran un poco más sobre el enfoque en los cuidados y  cómo se define la creación de “valor” en las DisCO.

Sari: Tiene mucho que ver con el concepto de soberanía del valor, uno decide qué cosas tienen valor, otorgándole a cada cosa el valor acordado en el grupo, independientemente de lo que dicte la cultura mercado. Si decidimos que los cuidados se contabilizan y les asignamos un valor, sólo tenemos qué decidir el valor que le asignamos para poder retribuirlos. Antes mencionabas que a veces nos ahogan las estructuras mientras que otras veces si no tenemos una estructura se puede desmoronar todo, mientras que los capitalistas simplemente siguen el modelo y extraen. En Guerrilla Media Collective ya promovíamos el reconocimiento y la retribución de las labores de cuidados, el carework, de manera teórica, todo ese trabajo invisible que sostiene al proyecto y a cada uno de los miembros. Todas ideas eran muy bonitas pero a la hora de la verdad no había una estructura de gobernanza que realmente respaldara el cumplimiento de estas prácticas y al final estas labores de cuidados siempre recaían en las mismas personas. Desde que finalmente formalizamos y pusimos en práctica el marco de DisCO, podemos trackear, contabilizar el tiempo dedicado a labores de administración, a responder emails, a tener una conversación de apoyo mutuo porque quizás no nos encontramos bien emocionalmente, y a otra serie de cosas que no se traducen en dinero pero que son absolutamente necesarias, básicas y esenciales para la supervivencia del colectivo pero invisibles a la hora de hacer las cuentas y la retribución económica.

Irene: Yo añadiría cómo contabilizamos esos flujos de valor, que las DisCO son organizaciones, grupos de personas que se juntan para hacer algo y producir un valor, pero no es un valor económico o no exclusivamente económico, porque eso no es lo que prima en nuestra filosofía. Contabilizamos y apreciamos otros tipos de valor, como los cuidados, que son absolutamente necesarios, y acordamos de manera colectiva qué son los cuidados, pues así podremos hacerlos visibles y contables. Y luego cada grupo elige cómo contribuye al procomún, a través del lovework, ya sea al procomún digital, global, hiperlocal o una combinación de estos. Las DisCOs son una respuesta a un entorno y a una realidad económica y social que es más extractiva que dadivosa. Así que si las organizaciones que nos rodean y nos dan trabajo se centraran más en cuidar a las personas y al medio ambiente, nuestras sociedades y economías serían mucho más agradables para vivir, más humanas y motivantes. DisCO surge como respuesta también a la pregunta de “¿qué tipo de organizaciones te gustaría tener en tu barrio, en tu país, en tu ciudad y a nivel global? Seguramente organizaciones que cuiden de ti y los tuyos. Y esa es una de las razones por las que queremos propagar este marco entre los LABS, nuestra red de colaboradores. Creemos en la necesidad de poder contar con estas organizaciones y esto es por lo que estamos luchando.

Pamela: Como reflexión final, ¿cuáles serían las recomendaciones que daríais a organizaciones que quieren empezar a acercarse al modelo DisCO?

Irene: Hay una reflexión que sale a relucir a menudo en las conversaciones tecnológicas, cuando se proclama a la tecnología como una herramienta que nos puede ayudar a organizarnos mejor, y esa reflexión es que la tecnología más potente que tenemos las personas ahora mismo para colaborar son las conversaciones. Y así es como empiezan las DisCO, a partir de grupos de personas que deciden transformar la manera en la que se organizan y trabajan y que quieren seguir unos valores para cuidarse a sí mismos y a la red con la que se relaciona su comunidad. Y eso es un cambio de paradigma y de manera de pensar. Las tecnologías son las que nos tienen que ayudar a hacer las cosas mejor pero somos las personas las que tenemos que decidir que queremos hacer las cosas mejor.

Sari: No hace falta dar un gran paso para empezar a practicar DisCO, simplemente empezar a cambiar la manera en la que te relacionas con tus compañeros y las relaciones de poder, cómo te diriges a los demás, cómo compartes la información. Es posible crear futuros más justos, distribuidos e inclusivos, podemos crear vínculos más fuertes entre personas, con el planeta, y podemos usar la tecnología para ayudarnos. No podemos simplemente dejar que la tecnología ejecute decisiones, distribuya a las personas con sus algoritmos, interprete nuestros datos personales. No podemos dejarlo todo en manos de la tecnología. La tecnología es una herramienta y nosotros no somos sólo la información sino los agentes que la emplean para unos fines más conscientes socialmente.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *